26 de marzo de 2013

El desmán ibérico Galemys pyrenaicus, un endemismo olvidado

El desmán ibérico Galemys pyrenaicus (E. Geoffroy Saint-Hilaire, 1811) es un endemismo ibérico que se distribuye desde la vertiente francesa de los Pirineos hasta la mitad septentrional de Portugal. Esta especie está considerada como uno de los mejores bioindicadores del estado de conservación de los ecosistemas fluviales, ya que es una especie altamente sensible a las variaciones en las condiciones ambientales de los cursos que habita.

Y es que esta especie se alimenta casi exclusivamente de macroinvertebrados bentónicos reófilos, con una elevada especialización hacia grupos ecológicamente sensibles como tricópteros, plecópteros o efemerópteros, por lo que manifiestan una moderada o baja tolerancia a la contaminación, limitando su presencia a tramos altos y arroyos de cabecera con un estado de conservación favorable y unas condiciones a nivel de calidad de aguas elevadas.

Hábitat típico del desmán iberico

Esta especie está incluida en el Anexo II y IV de la Directiva Hábitats, en el Anexo II y V de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, y catalogada en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011), como especie “En peligro de extinción” en el Sistema Central y como “vulnerable” en el resto del territorio español. 

A pesar de su carácter endémico, de su singular morfología y de su aislamiento filogenético, esta especie es una de las menos estudiadas y que menos esfuerzos científicos y económicos ha recibido para su estudio y conservación, quedando muy lejos de otras especies-estrella también endémicas como el lince o el águila imperial. Su escaso atractivo físico y su gran parecido al de una vulgar rata, unido al un comportamiento esquivo, no han ayudado en absoluto a la divulgación de este singular mamífero. La construcción de presas, la contaminación del agua, la destrucción de los márgenes y de la vegetación riparia natural, la construcción de infraestructuras humanas, la sobreexplotación de los recursos hídricos y las sequías recurrentes como consecuencia del cambio climático, parecen ser los principales factores de amenaza para la especie

Esta preocupación no ha pasado desapercibida por los responsables de las administraciones competentes incrementándose en los últimos años los esfuerzos dedicados a la especie, especialmente los dirigidos a determinar la distribución actual, imprescindible para la correcta gestión de sus poblaciones. En este sentido, es necesario destacar la reciente aprobación de dos proyectos LIFE con el desmán ibérico como especie objetivo, el LIFE Margalulla y el LIFE Desmania, dirigidos a la conservación de esta especie en Galicia, y Castilla-León y Extremadura respectivamente y la inminente aprobación en los próximos meses de la  Estrategia para la Conservación del Desmán Ibérico en España por parte del Ministerio Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

BIOSFERA Consultoría Medioambiental ha participado en diversos trabajos en los últimos años que vienen a confirmar una regresión más o menos generalizada de a especie, sobre todo en el borde meridional de su área de distribución, lo que ha originado una problemática de aislamiento, fragmentación, e incluso la desaparición en grandes áreas. Nuestros trabajos han contribuido asimismo a la obtención por primera vez de información de calidad sobre la estructuración genética de las poblaciones de esta especie. Es por ello que nos hemos especializado en valorar las posibles afecciones sobre esta especie de las obras civiles de grandes infraestructuras (tren de alta velocidad, grandes embalses, autopistas, etc.), incorporando al desmán como un factor a tener en cuenta en la evaluación de impacto ambiental, así como en el diseño y ejecución de medidas protectoras, correctoras y compensatorias.

Un técnico de BIOSFERA recogiendo muestras de desmán ibérico
Suelta de un ejemplar de desmán ibérico después de ser capturado y marcado para su estudio

Puedes ampliar la información en nuestra sección de Fauna, en la sección de Marcaje y Radioseguimiento, así como los distintos trabajos de Gestión y Conservación de Fauna.

21 de marzo de 2013

Los macroinvertebrados de agua dulce como organismos indicadores de la calidad de las aguas


La Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, establece los principios básicos para una política de aguas sostenible en la Unión Europea. Ésta Directiva Marco del Agua (DMA) pretende fijar un marco para la protección de las aguas que prevenga todo deterioro adicional y proteja y mejore el estado de los ecosistemas acuáticos. 

La determinación del estado ecológico de las masas de agua superficial siguiendo la DMA se realiza usando una serie de organismos indicadores de la calidad de las aguas. Entre los indicadores biológicos aparecen los macroinvertebrados bentónicos tanto marinos como de agua dulce, el fitobentos, los macrófitos, el fitoplancton,  los peces, las macroalgas y las angiospermas.

Los macroinvertebrados bentónicos de agua dulce agrupan taxones de diferentes  grupos de invertebrados que habitan en los diferentes tipos de masas de agua continentales. Su utilización como bioindicador obedece a que responden con sensibilidad y rapidez a las variaciones ambientales de la zona con una amplia gradación en la respuesta frente a un variado espectro de clases y grados de estrés.  Los límites de tolerancia de los organismos varían de una especie a otra, siendo unas más tolerantes y otras más sensibles a las perturbaciones del medio. De modo que las variaciones inesperadas en la composición y estructura de las comunidades de organismos vivos de los ríos pueden interpretarse como los signos evidentes de algún tipo de contaminación (Alba-Tercedor, 1996).


Los pérlidos son insectos muy poco tolerantes con la contaminación 

Entre las ventajas del uso de macroinvertebrados bentónicos dulceacuícolas como bioindicadores destacan que los muestreos están estandarizados y son relativamente sencillos de realizar, que los macroinvertebrados son ubicuos, abundantes y suelen tener un carácter sedentario, por lo que son buenos indicadores de las condiciones concretas de una zona y que las fases del ciclo vital suficientemente largas como para ofrecer un registro de la calidad medioambiental a largo tiempo. Sobre todo, la mayor ventaja es que la sensibilidad frente a las perturbaciones de cada uno de los taxones está ampliamente documentada y la metodología del cálculo de métricas altamente estandarizada. La mayor desventaja es la determinación de los macroinvertebrados requiere el trabajo de un especialista con experiencia holgada en el tema.

Procedimiento de muestreo de comunidad de macroinvertebrados mediante red Surber. 

En España, según lo establecido en la Orden ARM/2656/2008, de 10 de septiembre, por la que se aprueba la instrucción de planificación hidrológica, los macroinvertebrados bentónicos dulceacuícolas pueden ser utilizados para determinar el estado ecológico de los ríos y lagos. Los indicadores establecidos por la IPH son el índice IBMWP (Iberian Biological Monitoring Working Party) y el índice Multimétrico especifico del tipo para invertebrados, dependiendo su uso del tipo de rio. Ambos índices se basan en la asignación de una puntuación a los taxones en función de su tolerancia (mayor o menor) a la contaminación 

BIOSFERA Consultoría Medioambiental ha realizado un gran número de estudios en los que se ha usado el macroinvertebrados para determinar el estado ecológico de las aguas de ríos y lagos de diferentes zonas de la península ibérica. Posee de un equipo de profesionales expertos en la toma de muestras, un laboratorio con técnicos especializados en la separación de las muestras, así como taxónomos con amplia experiencia en la determinación de los macroinvertebrados y en el cálculo de las métricas requeridas. 

Si quieres ampliar la información sobre nuestros servicios en Directiva Marco de Aguas, pincha aquí.

Igualmente puedes ver nuestras publicaciones y amplia experiencia en estos trabajos.

Consulta el texto de la Directiva Marco del Agua (DMA)

19 de marzo de 2013

Identificación de murciélagos mediante ultrasonidos


Una de las particularidades que caracterizan a los murciélagos, además de su capacidad de volar, es la ecolocalización. Los murciélagos emiten ultrasonidos que rebotan con los elementos del entorno y son percibidos de nuevo en sus oídos. El tiempo transcurrido entre la emisión y la recepción y el desfase de la recepción entre ambos oídos les permite determinar la distancia y dirección a la que se encuentran los obstáculos.

Para la identificación de murciélagos mediante sus emisiones se requiere un detector de ultrasonidos, que convierte en audible al oído humano el sonido emitido por los murciélagos. En el mercado pueden encontrarse desde sencillos aparatos por menos de 100 euros, hasta sofisticados detectores de más de 5.000 euros, de varias marcas y modelos (Pettersson, Ciel, BatBox…). Los más básicos suelen disponer del sistema de detección heterodino, que transforma el sonido en audible y permite diferenciar solo algunas especies, mientras que los más caros cuentan con un micrófono muy sensible, pueden grabar en continuo, en tiempo expandido, etc. BIOSFERA dispone de varios detectores profesionales de la marca Pettersson que almacena los registros en heterodino y en tiempo expandido en una grabadora acoplada, para su posterior análisis en gabinete.

 
Detector de ultrasonidos Petterson D240x

Los registros se guardan normalmente en formato de sonido .wav, y se analizan en software específico, como Batsound o Sonobat. La identificación de las especies se basa en el tipo de pulso de ecolocalización, la frecuencia de máxima energía, la frecuencia inicial, la frecuencia final, la duración, la separación entre pulsos, los cantos sociales, etc. Muchos de estos programas incluyen documentación y también existe bibliografía y bibliotecas de sonidos de las especie para facilitar la labor de identificación, sin embargo son trabajos de mucha complejidad que deben son realizados por técnicos especializados con años de experiencia.

Análisis de un pulso con Sonobat.

Sin embargo esta metodología también presenta limitaciones técnicas relacionadas con la diferente detectabilidad de las especies, ya que algunas solo son registradas si vuelan a escasos metros del detector, por lo que se puede subestimar su abundancia. También cabe destacar la imposibilidad de diferenciar con total seguridad especies de géneros conflictivos como el género Myotis, e incluso algunas especies de géneros distintos, por lo que para estudios de gran envergadura es muy recomendable combinar esta técnica con la realización de capturas y muestreos en refugios. 

Esta técnica de trabajo es muy empleada tanto en los estudios de Biodiversidad de Fauna como en los Seguimientos Ambientales de Obras Civiles, para valorar la presencia de estos organismos y las posibles afecciones derivadas de las actuaciones.

14 de marzo de 2013

La migración primaveral de las aves

Como todos los años por estas fechas, muchas de las especies de aves que se reproducen en la Península Ibérica y en el resto de Europa realizan en estos momentos sus viajes de vuelta desde las zonas de invernada a sus lugares de cría. Rapaces, golondrinas, cucos, autillos y demás especies abandonan sus cuarteles de inverno africanos, muchos de ellos más allá del desierto del Sáhara, y realizan un viaje de miles de kilómetros hacia las zonas de cría. En estas fechas ya es posible observar en distintos puntos de España ejemplares de Golondrina común (Hirundo rustica), Golondrina daúrica (Cecropis daurica), Avión común (Delichon urbica), Alimoche común (Neoprhon percnopterus), Milano negro (Milvus migrans), Cernícalo primilla (Falco naunnami), Cuco europeo (Cuculus canorus), e incluso ya ha sido visto algún ejemplar de Culebrera europea (Circaetus gallicus)

De igual manera, muchas de las especies que realizaban la invernada en España, provenientes de latitudes europeas más septentrionales, ya han efectuado su migración o están a punto de hacerlo. Ánsares, grullas y muchas anátidas han abandonado prácticamente en su totalidad la Península Ibérica, y otras especies como avefrías o estorninos pintos están realizando en estos días concentraciones previas a la migración.

Ejemplar de Golondrina común (Hirundo rustica)
La fecha de inicio del viaje varía en función de las especies. Así entre las especies de invernada en África, hay algunas que comienzan el viaje a finales de febrero e inicios de marzo como la Golondrina común (Hirundo rustica), o Milano negro (Milvus migrans), mientras que otras retrasan su migración hasta fechas posteriores, como las águilas calzadas (Aquila pennata) o los chotacabras europeos (Caprimulgus europaeus). En todo caso, la mayoría de las especies que realizan esta migración, conocida como migración prenupcial, lo hacen de forma muy rápida realizando paradas muy cortas para descansar y, sobre todo alimentarse. El objetivo es llegar lo más rápido posible  a las zonas de reproducción y conseguir ocupar los mejores territorios reproductores o defender los nidos de años anteriores de posibles rivales de la misma especie o incluso de otras especies cercanas.

El seguimiento de la migración de las aves es uno de los aspectos de la ornitología del que más estudios se han realizado. Estudios fenológicos clásicos sobre las fechas de llegada de las diferentes especies o la utilización de herramientas tradicionales como el anillamiento científico, se unen a las modernas técnicas de radioseguimiento con emisores GPS/GSM, que han permitido determinar las rutas de migración de muchas especies, las zonas de paso, la duración y distancia de las migraciones o las fechas de salida y llegada. 

BIOSFERA Consultoría Medioambiental a lo largo de sus diferentes trabajos de seguimiento de avifauna ha llevado a cabo estudios concretos de migración de diferentes especies de aves como Aguilucho pálido (Circus cyaneus), Aguilucho cenizo (Circus pygargus) o Alimoche común (N. percnopterus), incluido el marcaje con emisores GPS satélite y radioseguimiento de varios ejemplares de cigüeña negra (Ciconia nigra).

Marcaje de ejemplar de Cigüeña negra (Ciconia nigra) con emisores GPS Satelite

Si quieres ampliar la información sobre nuestros servicios en Seguimiento de avifaunapincha aquí.

Igualmente puedes ver nuestras publicaciones y experiencia en estos trabajos.

12 de marzo de 2013

Pesca eléctrica, una medida preventiva en obra civil


La ejecución de obras civiles como escolleras, puentes, colectores, etc. en el entorno de cursos fluviales suele requerir de una serie de medidas de prevención y corrección destinadas a minimizar la afección sobre el medio. Así por ejemplo en los últimos años las administraciones competentes ha fomentado la aplicación de medidas de protección sobre la ictiofauna, destacando la realización de traslados de peces con carácter previo al inicio de actividades pescas eléctricas. Para la realización de estos traslados de fauna se utiliza la pesca eléctrica sin muerte en base al procedimiento establecido por la norma española UNE-EN 14011 con título “Calidad del agua. Muestreo de peces con electricidad”.

La pesca eléctrica es un método de captura basado en la aplicación de descargas eléctricas que aturde momentáneamente a los peces situados en las proximidades, facilitando su captura mediante sacaderas. Los individuos se transportan en capazos y de ahí se trasladan a un cubo o contenedor de mayores dimensiones, situado en la orilla, provisto con oxigenadores. Existen diversos aparatos de pesca eléctrica, de gasolina o batería, aunque todos ellos con un mecanismo de funcionamiento similar.

Personal de Biosfera realizando una pesca eléctrica en Asturias.

Las pescas se realizan a lo largo del tramo afectado por las obras, comenzando desde el extremo situado aguas abajo, para avanzar en sentido contrario al de la corriente. De esta forma, resulta más sencillo capturar los ejemplares aturdidos y se minimiza la pérdida de visibilidad del lecho por enturbiamiento.

Periódicamente, dependiendo del número de peces capturados y las condiciones climatológicas del día (temperatura), los peces son trasladados a un punto de suelta en el propio río, determinado por el guarda fluvial presente. Antes de la liberación de ejemplares, se anota en fichas específicas las especies capturadas, su talla y su peso. Como mínimo es recomendable realizar dos pasadas en todo el tramo, para poder trasladar el máximo de ejemplares y obtener tasas de eficiencia y capturabilidad aceptables.

Pesaje de un ejemplar capturado mediante una báscula digital.

Como todo método de captura, la pesca eléctrica presenta limitaciones técnicas, siendo poco efectivo en ríos profundos y embalses, donde son necesarias embarcaciones y un mayor esfuerzo de captura; y además conlleva un riesgo para los peces, bien por la aplicación de una descarga eléctrica excesiva, bien por unas malas condiciones de manteamiento en los contenedores (excesiva temperatura del agua, falta de oxígeno, concentración de elementos nitrogenados, etc.). En BIOSFERA llevamos muchos años optimizando estas técnicas y sabemos que los técnicos encargados de realizar el trabajo deben contar con experiencia suficiente para garantizar tasa de mortalidad nulas o mínimas.

La realización de pescas eléctricas es una metodología igualmente válida para realizar estudios poblacionales piscícolas, o para la realización de descastes de especies alóctonas invasoras como el siluro, el lucio, la carpa, o muchos peces de acuario. Además permite el estudio de otros grupos presentes en el medio acuático como anfibios o reptiles.

Puedes ver algunos más medidas preventivas en la sección de Ingeniería Ambiental y Obra Civil , así como otros trabajos relacionados con la Fauna.

Real decreto 1628/2011, listado y catálogo de especies exóticas invasoras.

7 de marzo de 2013

Marcaje y Radioseguimiento de fauna: datos de migración

La aplicación de las nuevas tecnologías en los trabajos de gestión y conservación de especies de fauna emblemáticas esta siendo cada vez más utilizado, y resulta de especial interés para la obtención de valiosa información que amplía el conocimiento de diferentes grupos faunísticos.

Las técnicas de marcaje y radioseguimiento se han ido incorporando a distintos trabajos encuadrados en proyectos de Gestión y Conservación, Biodiversidad e Investigación en los últimos años. A través de emisores VHF y emisores GPS, otros dispositivos como geolocalizadores, se ha podido determinar aspectos cruciales en la gestión y el manejo de sus poblaciones como el uso del territorio, las áreas de campeo, las zonas de alimentación y áreas de dispersión e incluso las rutas migratorias seguidas por los animales marcados.

Emisor GPS para el radiomarcaje de fauna.

En este caso tenemos el ejemplo de la utilización del marcaje de avifauna, para la obtención de datos sobre las áreas de alimentación y las rutas seguidas en sus desplazamientos migratorios. Estos estudios han permitido conocer cuestiones desconocidas de numerosas especies, muchas de las cuales serían imposible de determinar por otros medios, y además en un tiempo record y con una calidad muy elevada, como por ejemplo altura de vuelo, velocidad de  desplazamiento, etc. Este es el caso por ejemplo de Max, fallecida a finales de 2012, y que fue una de las primeras cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) a las que se incorporó un emisor, allá por 1999, y que ayudó a trazar las rutas migratorias en el paleártico occidental.

BIOSFERA también ha participado activamente en el marcaje y seguimiento de aves lo cual ha permitido ahondar aún más en la biología de una de las especies más emblemáticas de nuestras fauna, la cigüeña negra (Ciconia nigra). Entre 2009 y 2010 BIOSFERA fue responsable de los trabajos de captura, marcaje con emisores GPS / Satelite de 5 ejemplares de cigüeña negra y su posterior seguimiento lo que ha permitido conocer las áreas de invernada  y las rutas seguidas en sus desplazamientos migratorios. 

Técnicos de  BIOSFERA realizando el radiomarcaje con emisores PPT/GPS de un ejemplare de Cigüeña negra.

La recepción y análisis de los datos generados por estas 5 cigüeñas negras marcadas, por ejemplo, que a día de hoy suponen  la friolera de casi 20.000 localizaciones, ha permitido a nuestros expertos en Cartografía, SIG y Teledetección, determinar el uso del espacio y conocer las zonas de alimentación. estos datos permiten adoptar medidas específicas para la conservación de sus hábitats, así como determinar las áreas de invernada y los lugares estratégicos de reposo y alimentación utilizados en la migración. 

Ruta de Migración pre-nupcial de Cigüeña negra (Ciconia nigra).

Este es sólo un ejemplo de las aplicaciones que se llevan acabo con estas nuevas tecnologías. Cada día son más frecuentes las noticias de la aplicación de estas técnicas a los estudios faunísticos, y poco a poco se van recogiendo nuevos datos y profundizando en el conocimiento de las especies. La calidad de los datos obtenidos mediante estas técnicas compensa sin lugar a dudas el elevado coste de estas tecnologías y hace posible la elaboración de unos planes de conservación y unos trabajos de Gestión y Conservación tanto de especies como de espacios naturales de gran calidad y rigor técnico.

La aplicación de estas técnicas es cada vez más frecuente, ampliándose el rango de especies objetivo día a día, conforme avanza la tecnología. En BIOSFERA  estaremos pendientes de las últimas novedades en este campo y te mantendremos informado de la aparición en el mercado de nuevos materiales y nuevas utilidades y las iremos compartiendo con vosotros. Por ahora puedes ver algunos de estos trabajos en nuestra sección de Marcaje y Radioseguimietno, así como los distintos trabajos de Gestión y Conservación de Fauna.

5 de marzo de 2013

Las diatomeas como organismos indicadores de la calidad de las aguas

La Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, instituye los principios básicos de una política de aguas sostenible en la Unión Europea. Ésta Directiva Marco del Agua (DMA) pretende fijar un marco para la protección de las aguas que prevenga todo deterioro adicional y proteja y mejore el estado de los ecosistemas acuáticos.


La determinación del estado ecológico de las masas de agua superficial siguiendo la DMA se realiza usando una serie de organismos indicadores de la calidad de las aguas. Entre los indicadores biológicos aparecen los macroinvertebrados bentónicos tanto marinos como de agua dulce, el fitobentos, los macrófitos, el fitoplancton,  los peces, las macroalgas y las angiospermas.

El fitobentos son microalgas que viven adheridas a las superficies de piedras, material vegetal o cualquier estructura solida presente en los lechos de ríos, lagos o cualquier masa de agua continental. La mayoría del fitobentos son productores primarios y como tales responden a las variaciones de los nutrientes (especialmente del fósforo) en el agua; algunas especies pueden comportarse como organismos heterotróficos en aguas con aumentos de materia orgánica. Las comunidades de microalgas bentónicas responden al aumento de nutrientes (principalmente P y N) en el agua, mediante cambios en su composición que, en algunos casos, suponen la disminución de la diversidad, y el aumento de la biomasa; de forma que cuando la masa de agua se eutrofiza los sustratos aparecen recubiertos de pátinas verdes o pardas de algas (CHE, 2005).

Diatomea bentónica (Navicula rhyncocephala)

De estas microalgas, las más estudiadas y utilizadas como bioindicadores son las diatomeas, que se consideran útiles para la detección y seguimiento de las presiones debidas a eutrofización e incrementos de materia orgánica y, además, a la salinidad y acidificación (CHE, 2005). Presentan como ventajas el que se conoce la tolerancia a la contaminación de la mayoría de los taxones, y que su recolección en el campo sigue protocolos rápidos y de escasa dificultad. Por el contrario, tienen de inconveniente que la preparación posterior de las muestras en el laboratorio es costosa temporalmente y requiere instrumental especializado. Además su determinación requiere además elevados conocimientos taxonómicos del grupo.


Recogida de muestras de fitobentos mediante el raspado de piedras

En España, según lo establecido en la Orden ARM/2656/2008, de 10 de septiembre, por la que se aprueba la instrucción de planificación hidrológica, el fitobentos puede ser utilizado para determinar el estado ecológico de los ríos. Las métricas utilizadas según el tipos de rio son el Índice de Poluosensibilidad Específico (IPS) (Descy & Coste, 1991) y el índice MDIAT (multimétrico de diatomeas) que a partir de valorar la sensibilidad a la contaminación de todas las especies presentes en una muestra estiman el estado ecológico del tramo analizado.

BIOSFERA Consultoría Medioambiental ha realizado un gran número de estudios en los que se ha usado el fitobentos para determinar el estado ecológico de las aguas de ríos de diferentes zonas de la península ib
érica. Posee de un equipo de profesionales expertos en la toma de muestras, un laboratorio con
técnicos especializados en la pretratamiento y preparación de las muestras, así como taxónomos con amplia experiencia en la determinación de las diatomeas y en la aplicación de las métricas requeridas.


Diatomea bentónica (Pinnularia sp.) 


Si quieres ampliar la información sobre nuestros servicios en Directiva Marco de Aguas, pincha aquí.

Igualmente puedes ver nuestras publicaciones y amplia experiencia en estos trabajos.

Consulta el texto de la Directiva Marco del Agua (DMA)