19 de marzo de 2013

Identificación de murciélagos mediante ultrasonidos


Una de las particularidades que caracterizan a los murciélagos, además de su capacidad de volar, es la ecolocalización. Los murciélagos emiten ultrasonidos que rebotan con los elementos del entorno y son percibidos de nuevo en sus oídos. El tiempo transcurrido entre la emisión y la recepción y el desfase de la recepción entre ambos oídos les permite determinar la distancia y dirección a la que se encuentran los obstáculos.

Para la identificación de murciélagos mediante sus emisiones se requiere un detector de ultrasonidos, que convierte en audible al oído humano el sonido emitido por los murciélagos. En el mercado pueden encontrarse desde sencillos aparatos por menos de 100 euros, hasta sofisticados detectores de más de 5.000 euros, de varias marcas y modelos (Pettersson, Ciel, BatBox…). Los más básicos suelen disponer del sistema de detección heterodino, que transforma el sonido en audible y permite diferenciar solo algunas especies, mientras que los más caros cuentan con un micrófono muy sensible, pueden grabar en continuo, en tiempo expandido, etc. BIOSFERA dispone de varios detectores profesionales de la marca Pettersson que almacena los registros en heterodino y en tiempo expandido en una grabadora acoplada, para su posterior análisis en gabinete.

 
Detector de ultrasonidos Petterson D240x

Los registros se guardan normalmente en formato de sonido .wav, y se analizan en software específico, como Batsound o Sonobat. La identificación de las especies se basa en el tipo de pulso de ecolocalización, la frecuencia de máxima energía, la frecuencia inicial, la frecuencia final, la duración, la separación entre pulsos, los cantos sociales, etc. Muchos de estos programas incluyen documentación y también existe bibliografía y bibliotecas de sonidos de las especie para facilitar la labor de identificación, sin embargo son trabajos de mucha complejidad que deben son realizados por técnicos especializados con años de experiencia.

Análisis de un pulso con Sonobat.

Sin embargo esta metodología también presenta limitaciones técnicas relacionadas con la diferente detectabilidad de las especies, ya que algunas solo son registradas si vuelan a escasos metros del detector, por lo que se puede subestimar su abundancia. También cabe destacar la imposibilidad de diferenciar con total seguridad especies de géneros conflictivos como el género Myotis, e incluso algunas especies de géneros distintos, por lo que para estudios de gran envergadura es muy recomendable combinar esta técnica con la realización de capturas y muestreos en refugios. 

Esta técnica de trabajo es muy empleada tanto en los estudios de Biodiversidad de Fauna como en los Seguimientos Ambientales de Obras Civiles, para valorar la presencia de estos organismos y las posibles afecciones derivadas de las actuaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario